La Yuvisnei y Juan Pablo ya tienen piso

Poco se lo podía imaginar la Yuvisnei cuando se quedó embarazada que su hijo tendría una discapacidad. Pero el parto se complicó y el bebé terminó con una discapacidad severa.

 

Entonces vivían en una habitación con una pareja, pero la asistenta del CAP enseguida vio que esto no era nada adecuado y la puso en contacto con Cáritas. Y con todo el apoyo de Cáritas fueron derivados a la Fundación: necesitaba un piso donde vivir con su hijo.

 

De eso hace 19 años. El primer piso de la Yuvisnei fue en la calle Cendra. Ya en ese momento se tramitó la demanda de un piso de protección oficial adaptado para que Juan Pablo nunca dejará la silla de ruedas.
La lucha de Yuvis ha sido dura: necesitaba trabajar, pero tenía que atender a su hijo y hasta que no entró a un centro adecuado para él donde tuvieran cuidado, esto no fue posible. Pero terca como es lo consiguió, y también consiguió trabajo, un trabajo donde todavía trabaja y como ella dice “están muy contentas conmigo”.

 

En el piso de la calle Cendra estuvieron 3 años. No tenía ascensor y Juan Pablo se iba haciendo mayor, debía subir en brazos y cada día pesaba más. Entonces la Fundación inauguró el edificio en el passeig de l’Exposició, una construcción propia pensada para las familias que atendemos, y le propusimos a la Yuvis si querían ir a vivir. Era muy pequeño, pero tenía ascensor. No se lo pensó: aquí han vivido 14 años, en un piso con una habitación, para Juan Pablo, y un baño adaptado. Ella ha hecho de un rincón de la cocina-comedor su espacio.

 

La lucha de la Yuvis ha sido diaria. Varias veces le han estado a punto de conceder un piso, pero no ha sido hasta esta primavera que recibió la buena noticia: los concedían un piso de protección oficial adaptado “precioso, con mucha luz, con una habitación para mí niño y otra para mí” en la Zona Franca. Alegría y nervios. Julia, su educadora, ya le ha dicho que todavía estamos aquí para cualquier cosa que necesiten.

 

En julio fueron a la que será su casa a partir de ahora. El piso de passeig de l’Exposició será para otra familia que deseamos que no se esté tantos años.

 

Sentimientos confrontados, por qué no es de justicia esperar 19 años a que te concedan un piso cuando lo necesitas desesperadamente.

Una noticia de:

Fundacio Privada Foment de l’Habitatge Social