SOS alquileres y suministros

Recientemente hemos iniciado una campaña de captación de fondos destinada a apoyar a las familias que han perdido su trabajo o reducido mucho los ingresos debido al Covid y no pueden asumir los gastos básicos de vivienda o suministros.

Continúa el goteo incesante de personas y familias en situación de exclusión residencial que son expulsados del mercado inmobiliario. No sólo se trata de personas desahuciadas sino también de familias que finalizan contrato pero no pueden asumir el aumento de renta que les pide la propiedad ( “desahucios invisibles”). A raíz de la actual pandemia del Covid, y de la pérdida de puestos de trabajo y de ingresos, se ha incrementado el número de familias que no pueden hacer frente adecuadamente al pago de sus préstamos hipotecarios o de sus alquileres. También ha aumentado exponencialmente la dificultad para pagar los gastos de los suministros.

En la Fundación SER.GI hemos iniciado una campaña de captación de fondos que denominamos “SOS Alquileres y suministros” para hacer frente a la emergencia. En nuestro espacio web ofrecemos la posibilidad de colaborar a partir de 5 euros y ayudar a pagar alquileres y suministros a familias que lo necesitan. Esta situación no es singular en nuestro país, sino que, tal y como indica el último informe Eurostat, 1 de cada 4 europeos tiene serias dificultades para pagar los costes de la vivienda y destinan más del 40% de sus ingresos.

La campaña se complementa con la necesidad de ofrecer viviendas de alquiler social, una llamada que este otoño hemos iniciado bajo el nombre “Abre la puerta al alquiler social” y que sigue activa en busca de viviendas en territorio gerundense. Las políticas que se aplican en Cataluña y en España, no ayudan mucho. Aquí tenemos un parque de vivienda social de menos del 2%, por debajo de lo que ofrece Portugal o Bulgaria y mucho más lejos todavía del 13% en Finlandia o del 30% en los Países Bajos, tal y como se indica en el último informe de COHABITAC, Coordinadora de Fundaciones de vivienda social, de la que formamos parte.

Pero no podemos quedarnos sólo con la queja y la necesaria demanda de políticas más favorables, sino que hacerle frente, también es responsabilidad de todos. SOS!

Una noticia de:

Fundació Ser-gi